Toda la poesía de Carlos Barral circula sobre su vida como un diario originalmente íntimo.

Usuaras y Figuraciones, poesía completa de Barral, es en sí mismo un poemario muy personal, muy elaborado, “cocinado” con una retoria solucionada mediante el uso de diccionarios y cultismos, una poesía franca, descriptiva, con algo de poesía naturalista del siglo XIX y que demuestra su amor al mar y la navegación, a su familia y su anhelo de a una niñez tranquila entre la alta burguesía catalana de los años cincuenta.

Partiendo de la base de que creo que es un poeta que debe leerse, para mi, de todos los poetas catalanes de los 50 que he leído -J.A. Goytisolo, Ferrater, A. Costafreda, etc.- Barral es sin dudas el que menos interesante que no prescindible.

Ya no volvió a pasar.
Quedo su cuerpo en mí, la certidumbre
por debajo de todos los vestidos.

La lluvia muerde y lame la piedra amarillenta
y golpea la mar como un orfebre