Domingo. Es por la tarde. En otra época hora de toros. Paseamos por un rastrillo en la plaza del Carmen en busca de unos guantes azules para el disfraz de pitufo de la fiesta de Navidad del colegio. Los encontramos. Sonríes. Te gustan. Yo me compro una bufanda verde. Tu madre unas orejeras negras. A la salida del parking os he hecho una foto. Esta.

Domingo. La iglesia del Carmen está abierta y hay bastante gente esperado que empiece la misa. Entramos y paseas hasta las velas para encender una. Miras las imágenes, sonríes. En las iglesias siempre te has sentido a gusto. Nos sentamos en un banco. Esperamos.

Es domingo. Empieza a anochecer y en la Fnac una payasa nos cuenta un cuentos sobre niños y lobos y luego pintamos juntos al niño y al lobo.

Es domingo. Se hace tarde.

20111205-002232.jpg