Interesante libro de J. M. Coetzee sobre la desastrosa huída de un Michael K, extravagante y huraño personaje que, junto a su madre, emprende una húida hacia el campo a consecuencia de la guerra civil. Viaje que, accidentalmente, acaba conviertiendose en un cruel e iniciático camino a nada para un hombre que tiene que aprender a vivir en su propia soledad y recomponer su vida desde sus propios conocimientos con sus propias manos: no queda esperanza para él en este mundo, sólo la más pura soledad y desesperanza le acompañan.

No puedo decir que no me encante Coetzee, porque me encanta, pero este libro en concreto, me ha parecido uno de los más flojos que he leído del premio Nobel.

Aún así, y como me pasa con Saramago, siempre es un placer leerle.