El maravilloso y genial filósofo y matemático Bertrand Russell escribió este ensayo sobre las principales corrientes del pensamiento revolucionario del momento -socialismo, sindicalismo y anarquismo- en plena primera guerra mundial y últimos estertores de la revolución de octubre de 1917. Poco después fue encarcelado por sus posiciones pacifistas.

El ensayo parte de la lógica de que ninguna de ellas es por si sóla suficientemente completa como para lograr el empoderamiento de las clases trabajadoras lo que le lleva a concebir una nueva idelología con lo esencialmente positivo de cada una de estas. Este es el objetivo principal del ensayo.

Es un escrito interesante para comprender los mecanismos internos de estas ideologías en el inicio no viciado de las mismas y necesario para comprender el mundo actual que nos gobierna. Posiblemente, aunque no importe demasiado, peca un poco de no profundizar en exceso en ninguna de estas teorías revolucionarias. Le falta, como díria un fotógrafo, profundidad de campo y foco, lo que no quita que sea imprescindible leerlo.

========== Algunas citas:

La gran mayoría de los hombres y de las mujeres, en tiempo normal, pasan a través de la vida sin contemplar ni criticar, en general, ni sus condiciones propias ni las de los demás. Se encuentran colocados en cierto lugar de la sociedad y aceptan lo que cada día aquélla les ofrece, sin hacer algún esfuerzo por pensar más allá de lo que requiere el momento inmediato.
==========

 

Mi opinión es —y no resulta perjudicial que yo la diga de antemano— que el anarquismo puro, a pesar de que tiende a ser el fin ideal al cual la sociedad debe continuamente seguir acercándose, es por ahora imposible y no podría sobrevivir más de uno o dos años. Por otra parte, tanto el socialismo marxista como el sindicalismo, a pesar de sus muchas desventajas, son aptos para crear un mundo mejor y más feliz que el que estamos viviendo.

==========

Creo que nos aproximaremos más a la esencia del socialismo definiéndolo como el derecho a la propiedad comunal de la tierra y del capital. La propiedad de lo común puede significar propiedad sólo para un Estado democrático. Puede comprenderse también, en el concepto de los comunistas libertarios, como propiedad en común por la libre sociedad de hombres y mujeres sin la intervención de los poderes gubernamentales que son necesarios para constituir un Estado.
==========

(el socialismo, el sindicalismo y el anarquismo) tienen también mucho de común en la parte económica de sus doctrinas. Los tres consideran el capital y el sistema de salarios como medios para explotar al trabajador en interés de las clases de propietarios y pretenden que la propiedad en común, en una u otra forma, es el único medio que podrá dar la libertad a los productores.
==========

Las más esenciales doctrinas de Marx pueden ser reducidas a tres: primera, lo que se llama interpretación materialista de la historia; segunda, la ley de la concentración del capital; tercera, la lucha de clases.
==========

 

 

las condiciones económicas forman el carácter y la opinión,
==========

 

Marx afirma que, en general, los fenómenos de la sociedad humana tienen su origen en las condiciones materiales, y éstas cree él que están incorporadas a los sistemas económicos. Las constituciones políticas, las leyes, las religiones, las filosofías todas, son para él, en sus líneas generales, expresiones del régimen económico de la sociedad en que se producen.
==========

 

»Los proletarios no tienen nada que salvaguardar que les pertenezca; tienen que destruir toda garantía privada, toda seguridad privada existente. Todos los movimientos históricos han sido hasta ahora realizados por minorías en provecho de minorías. El movimiento proletario es el movimiento espontáneo de la inmensa mayoría en provecho de la inmensa mayoría. El proletariado, capa inferior de la sociedad actual, no puede sublevarse, enderezarse, sin hacer saltar todas las capas superpuestas que constituyen la sociedad oficial».
==========

 

 

Los obreros no tienen patria.
==========
Lo aumenta con la teoría de la plusvalía, que pretende explicar el mecanismo mismo de la explotación capitalista.
==========

 

 

La libertad es el supremo bien, según el credo anarquista, y se busca la libertad por el camino directo de la abolición de toda imposición de control de la comunidad sobre el individuo.
==========

 

El anarquismo moderno, en el sentido en que nosotros nos ocuparemos de él, está asociado con la creencia en la propiedad en común de la tierra y el capital; así, en esta importante faceta se acerca al socialismo. Esta doctrina se llama propiamente comunismo anarquista, pero contiene en sí casi todo el anarquismo moderno, y, por consiguiente, podemos dejar de tratar del anarquismo totalmente individualista y concentrar nuestra atención en la forma comunista.
==========

 

 

la creencia en Dios y en el Estado son los dos grandes obstáculos a la libertad humana.
==========

 

Si la civilización y el progreso tienen que ser compatibles con la igualdad, es preciso que esta igualdad no necesite de largas horas de duro trabajo para las pocas necesidades de la vida, pues donde no hay horas libres, el arte y la ciencia mueren y todo progreso se hace imposible.
==========

 

La doctrina esencial del sindicalismo es la lucha de clases, que debe ser conducida por los métodos industriales más que por los políticos. Los principales métodos industriales que ellos predicen son la huelga, el boycott, el sabotaje y el label.
==========