Personalmente creo que este libro te puede cambiar la vida.
Así de directo y claro era el inicio de la critica que escuche en la radio sobre el libro y la autora, Jennifer Egan. Aunque es posible que hagamos trampa, ya que no es una novela cualquiera, sino la ganadora del Pulitzer de Ficción de 2011.

A mi, para ser sincero, no sé si me ha cambiado, y no sé si cambiarme a mi es fácil o dificil, ciertamente, pero si creo que todo el mundo debería leer este libro sin escusa alguna. Ahora. Ya. Corre. No hacerlo es pasar por la vida sin entender nada. Aunque esta afirmación vale para tantas imprescindibles obras literarias que puede llegar a angustiarnos, la falta de tiempo -vulgar juego de palabras- para leerlas todas.

La novela navega alrededor de la vida de varios -bastantes- personajes a lo largo de más de 30 años. Son 13 relatos independientes con diferentes protagonistas y voces narrativas que se mueven alrededor del mismo universo e interactuan entre ellos directa o indirectamente. Como la vida misma, vamos. No creo que se deba comentar más: 13 relatos independientes… aunque no tanto, muchos personajes, el auge y decadencia del sector de la música y de sus estrellas y de fondo un hilo mágico de existencialismo y filosofía.

Recuerda tanto, aunque con su propia personalidad, a la manera de contar de Dos passos y su Manhattan Transfer, Bolaño y sus detectives salvajes…

 

Maravillosa.
Corre.