Este globo te lo ha regalado un payaso triste que trabaja esporádicamente entreteniendo a los niños en un restaurante de comida rápida: no te asomes nunca detrás de la sonrisa falsa de un payaso triste… allí sólo queda la desesperanza de la vida.

20130925-235257.jpg