Bochornoso el día a día de todos nosotros: tiramos a la basura las horas como si fuesen infinitas y los días eternos y nunca nadie fuera a morir jamás