Y leo adormecido por el güisqui:

«al comprender la suerte tan frágil de vivir,
los ojos que acertaron a cruzarse
en la infinita soledad del tiempo.

 

Completamente viernes.
Luis García Montero.