Por esas extrañas casualidades de la vida que ahora no creo interesante comentar, ha caído en mis manos un extraño y caótico libro político de Hakim Beyese excéntrico escritor y poeta estadounidense autodenominado anarquista ontológico muy cercano a ese anarquismo individualista que es más una filosofía de vida que una teoría política al uso.

Partiendo de su exhaustivo estudio sobre la organización social de las sociedades piratas de siglo XVIII, Bey monta una interesante y realizable teoría de sociedad libertaria temporal que, asociada a otras «islas» libertarias temporales, podría ir creando una red coherente de sociedades libres y autónomas.

Dejo aquí alguno de sus razonamientos:

Ni un sólo centímetro cuadrado de tierra está liberado de vigilancia o impuestos…en teoría.

 

Debemos saber de que forma somos genuinamente oprimidos, y también de que forma estamos auto reprimidos o atrapado en una fantasía en las que son las ideas las que nos oprimen. El trabajo, por ejemplo, es para la mayoría de nosotros una fuente mucho más efectiva de miseria que la propia política legislativa. La alienación es para nosotros mucho más peligrosa que cualquier caduca ideología moribunda y desdentada.

Creo que es un libro que ofrece una visión del mundo y de la sociedad desde una periferia tan angulosa y original que todo el mundo debería intentar leerlo. Nos ofrece marcos de referencia tan diferentes a los mapas del pensamiento imperante hoy en día y una visión del territorio tan amplia y diversa, que abre nuevos huecos y posibilidades al pensamiento crítico de nuestro maltrecho mundo occidental. No digo que ofrezca soluciones finales de nada, sólo, y no es poco, que te enseña maneras y argumentos sobre los que recolocar el diálogo.